Noticias

Nissan anunció que paraliza su proyecto de LMP1 de las 24 Horas de Le Mans y el Mundial de Resistencia. La firma japonesa pone fin a un programa que se había anunciado como revolucionario con el GT-R LM NISMO como vehículo para optar al triunfo absoluto en la máxima categoría de la mítica prueba. Los resultados en 2015 fueron malos.

El comunicado oficial dice así: "Hoy, Nissan anuncia que retirará su inscripción LMP1 del Campeonato del Mundo FIA de Resistencia 2016. Nissan participó en la categoría LMP1 en la temporada 2015 con un concepto innovador y atrevido, con la ambición de competir en la parte delantera de la parrilla.

Los equipos trabajaron con diligencia para llevar los prototipos a los niveles de rendimiento deseados. Sin embargo, la compañía llegó a la conclusión de que el programa no sería capaz de alcanzar sus ambiciones y decidió centrarse en el desarrollo de sus estrategias de carreras a más largo plazo.

La competición es parte fundamental del ADN de Nissan, y la empresa tiene una orgullosa historia de innovación para ganar. El compromiso de Nissan con el automovilismo sigue siendo fuerte, como lo demuestran sus victorias en la temporada 2015 - vencedores en Súper GT dos años consecutivos en Japón, vencedores en el Pro Class Blancpain Endurance, vencedores de las 12 Horas de Bathurst con el GT-R GT3. Nissan continuará con su apoyo al WEC a través de sus diversos programas de motores incluyendo la reciente introducción del motor LMP3".

En el proyecto de Nissan hay dos españoles. Lucas Ordóñez, que participó como piloto titular en las pasadas 24 Horas de Le Mans y Marc Gené, que iba a tomar parte, pero que, finalmente, renunció y sólo ejerció labores de consejero. El catalán, de hecho, tiene dos años más de contrato. El futuro de ambos ahora está en el aire.

En Nissan se han dado cuenta de que era un plan muy ambicioso, que no iban a poder cumplir con lo que habían prometido. Es una especie de "hasta luego", con el objetivo de ahorrar lo que les costaría correr el año que viene e invertirlo en el desarrollo de un nuevo vehículo para correr de nuevo en la categoría máxima (LMP1), sin fecha de regreso, dependiendo exclusivamente del momento en el que consideren que el coche está listo para competir al máximo nivel.

De momento ya reconocen que el coche que se va a desarrollar a partir de ahora probablemente deje de lado algunas de las características que han definido al GT-R LM Nimo actual, como la tracción delantera, en favor de un modelo más parecido en construcción a los rivales a los que se quiere enfrentar directamente (Porsche, Audi y Toyota), entre otras cosas con tracción total.No hay que olvidar que Nissan rompe un contrato al abandonar ahora pero creen que no les va a acarrear ningún tipo de sanción por parte de la FIA o de la ACO, probablemente porque Mike Carcamo, sutituto de Darren Cox al frente de Nismo, ya se haya encargado de dejar claro que su objetivo es regresar. Más pronto que tarde, esperemos.