Noticias

En el Salón de Nueva York no podía faltar a la fiesta algún representante especial de la guerra entre los muscle car americanos. Los encargados de poner el toque picante han sido los de General Motors desvelando al nuevo Chevrolet Camaro ZL1 y a su hermano descapotable, el Chevrolet Camaro ZL1 Convertible. Ambos comparten casi todos sus elementos, siendo lo más interesante su enorme V8 sobrealimentado que lanza sobre sus ruedas traseras más de 600 caballos. Las siluetas más agresivas aún que en el modelo de serie nos hacen pensar sin equivocarnos que su coto de caza está en el circuito. El Chevrolet Camaro ZL1 es capaz de destrozar los neumáticos traseros gracias a su motor 6,2 litros en configuración V8 de aspiración forzada que roza los 650 caballos de potencia máxima y arrugará el asfalto con unos más que generosos 868 Nm de par motor. Para transmitirla fuerza del Small Block al eje trasero la caja de cambios es manual de seis relaciones o bien una de diez marchas automática. Esta caja de cambios es completamente nueva y cuenta con unas especificaciones y un hardware específicos para este modelo ZL1. A finales de 2018 General Motors empezará a incluir esta caja de cambios en otros modelos. El exterior del ZL1 varía con respecto al Camaro normal y el SS después de haber pasado más de 100 horas en el túnel de viento. Sus aspiraciones están puestas en el manejo en circuito, por lo que el flujo de aire debe ser óptimo no sólo para la estabilidad, sino también para la refrigeración de su ocho cilindros. La parrilla ha sido completamente rediseñada, la parte inferior es más grande para mejorar la entrada de aire fresco con respecto al Camaro SS, mientras que en la parte superior también se ha dejado una boca más despejada. El capó también es de nueva factura con inserciones en fibra de carbono y unas rejillas para extraer el aire caliente del vano. El splitter delantero es más grande, y el alerón trasero, las taloneras y los pasos de rueda ensanchados también son nuevos. Por dentro el cuerpo se sujeta ahora mediante unos asientos Recaro específicos para esta versión, como también lo son el volante y la palanca de cambios.